Los colores y la moda

Todas tenemos prendas en nuestro guardarropa que resaltan nuestros rasgos, nos dan brillo y logran que siempre recibamos halagos. Son prendas que nos ponemos y nos sentimos inmediatamente seguras, a gusto, cómodas, en definitiva “bien vestidas”.
Cuál será el secreto de esas prendas? Pues bien, habitualmente, el secreto está en el color.
A veces un toque de los colores que nos favorecen es suficiente para vernos y sentirnos mejor.
Y cuál es el color que más te favorece? Generalmente el que más te gusta. Siempre digo que el propio criterio es el más importante y también el más indicado. Nadie mejor que una misma, mirándose al espejo, para saber cómo está.
Los colores interactúan con nuestro tono de piel, y pueden hacernos lucir más atractivos, o también más pálidos y menos luminosos.
Como base, hay que saber que todos los colores están compuestos de tres colores primarios: rojo, amarillo y azul.
El amarillo es cálido
El azul es frio
El rojo no es ni frio ni cálido
Si le agregamos amarillo al rojo, logramos un tono cálido.
Si le agregamos azul, logramos un tono frío.
Las personas también podemos ser clasificadas como “frias” o “cálidas” en función del matiz de nuestra piel. Cada persona tiene una combinación única de melanina, hemoglobina y caroteno.
En función del matiz, te sentarán mejor los colores cálidos o fríos.
Llevar los colores que nos favorecen hacen que nuestros ojos brillen, la piel tenga mejor aspecto, tengamos más confianza. Y por el contrario, elegir los colores equivocados, hace resaltar las imperfecciones de la piel, nos hace parecer mayores, menos animadas.
Jennifer Lopez sabe que los colores lilas y pasteles  muy claros la favorecen y resaltan su piel aceituna.